Sales de amonio y rendimiento. ¿Realmente funcionan?

Si eres aficionado a las competiciones de Powerlifting o de fuerza máxima seguro que habrás visto cómo en ocasiones algunos atletas abren un pequeño bote e inhalan durante unos pocos segundos. Esto son las sales de amonio.

Si bien es cierto que tenemos suplementos de sobra conocidos como son la cafeína que mejoran de forma notable el rendimiento, este tipo de sustancias puede darnos un plus extra que de cara a una competición marque la diferencia entre pisar o no el podium.

Dicho esto, el desarrollo de la fuerza máxima está influenciado por muchos factores. Uno de los más importantes es la capacidad para reclutar todas las unidades motoras de cara a un levantamiento. Por supuesto nuestra morfología y palancas son clave así como una buena programación y planificación del entrenamiento.

Además aspectos como la activación psicológica influyen de forma notable por lo que la preparación mental de cara a una competición también es muy importante.

¿Son recomendables las sales de amonio?

Por supuesto que no. Ningún suplemento o sustancia son la solución a nada y no quiere decir que vayas a lograr los mejores resultados. Si te saltas lo básico estás perdido por lo que lo primero es centrar tu atención en ello.

Después de controlar lo anterior si llega un momento puntual, ya bien sea una competición o toma de marcas, en el que quieres explotar todo tu potencial te pueden ser de ayuda.

De todas formas no es una práctica que recomiende ni de forma ocasional ni de forma repetida a lo largo del tiempo. No vas a ganar más músculo ni más fuerza por hacer esto.

¿Cuáles son los efectos?

Aún se desconocen los efectos a largo plazo de utilizar este tipo de sustancias. De todas formas entre las reacciones asociadas a su consumo tenemos las siguientes:

  • Irritación de los pulmones y la cavidad nasal
  • Aumento del flujo sanguíneo
  • Incremento de la vascularización cerebral
  • Aumento de la frecuencia cardíaca

Aunque los efectos adversos reportados son muy pocos todo señala a que usar de forma recurrente sales de amonio no es buena idea de cara a la salud.

Pero, ¿Y de cara al rendimiento?. Vamos a verlo.

¿Por qué se inhalan?

Principalmente por lo citado anteriormente, una mejora del tiempo de aplicación de la fuerza. De todas formas aún hay bastantes dudas en cuanto a la evidencia que existe y no queda del todo claro si realmente inhalar sales de amonio nos ayuda.

Evidentemente un factor importante a tener en cuenta es la experiencia de la persona ya que no es lo mismo alguien que lleve dos años, con mucho margen de mejora en todos los aspectos, que alguien que lleve más de 15 años entrenando.

Dicho esto tenemos estudios en los que se observa como utilizar esta sustancia puede ser más óptimo de cara a levantamientos explosivos, por lo que ahí va una pista.

Conclusión

No aconsejo el uso de sales ni para mejorar el rendimiento en una competición ni en un entrenamiento rutinario. Sinceramente yo nunca las he usado y no las veo ventaja alguna.

De todas formas si estás muy enfocado en la competición te pueden ser de ayuda, sobre todo si eres un levantador muy experimentado.

Lo de compartir y esas mandangas