Qué es la autofagia y cómo mejorarla con el ayuno

La ciencia nos da una visión clara de lo que ocurre en nuestro cuerpo con determinados procesos. Un caso muy concreto de ello es la autofagia, una palabra de moda entre personas enfocadas en mejorar su salud.

En los últimos años se ha puesto el foco en todos sus beneficios gracias a por ejemplo técnicas como el ayuno intermitente. De hecho seguro que ya habías escuchado hablar de autofagia antes de estar leyendo este artículo. Seguro.

Aún así es un término bastante desconocido para la gran mayoría que irá ganando relevancia con el paso de los años. 

Vamos a hablar un poco de qué significa autofagia y de cómo podemos llevarla a cabo.

Qué es la autofagia

Resumiendo mucho podríamos decir que la autofagia es un proceso por el cual las células de nuestro cuerpo se regeneran, se reciclan. Nada nuevo, ya que esto ocurre de forma contínua en nuestro organismo sin hacer nada.

Si te preguntas si esto se ha descubierto en 2020 siento decirte que no. De hecho en 1990 Yoshinori Ohsumi presentó la primera investigación sobre los mecanismos de la autofagia y los primeros antecedentes datan de 1960. Ahí es nada.

El caso es que en los últimos años este proceso se está asociando con una mayor longevidad y una mejor salud a nivel global. Además esto nos ha ayudado a conocer mucho mejor enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson.

Y como ocurre con la mayoría de cosas, cuando escuchamos que algo es bueno intentamos buscar medios para potenciarlo. En este caso podemos hablar de ayuno intermitente, dieta cetogénica y ejercicio físico. ¿Te suena esto?

En este punto la ciencia es aún bastante escéptica, por lo que aunque es posible que este tipo de cosas la mejore, no podemos afirmarlo al 100%.

¿Es importante?

Sí. De hecho se han desarrollado fármacos que permiten “activar” la autofagia en nuestro cuerpo. Claro, aquí el dilema viene dado por si esto es realmente posible llevando a cabo estrategias como el ayuno intermitente.

Históricamente se ha creído que comer de forma continua y mantener el estómago bien lleno era bueno para la salud. Hoy ya sabemos que el desayuno quizás no sea la comida más importante del día y que hacer dos, tres o cuatro comidas va más en función de preferencia que otra cosa.

Pues bien, si sabemos que la autofagia ayuda a la eliminación de bacterias y virus y que gracias a este mecanismo el cuerpo obtiene combustible para crear nueva energía, vamos a ver cómo intentar activarla de forma saludable.

Beneficios de la autofagia

Antes hablábamos del ayuno. De que puede ser una vía por la cual este mecanismo se active. Pues bien, los estudios sugieren que es algo bastante probable.

De hecho en ensayos realizados con ratones se ve como aquellos a los que se les induce ayuno pueden vivir más tiempo. ¡Buena noticia! Salvo porque aún necesitamos más investigaciones para ver si esto se puede aplicar en los humanos.

Lo bueno es que el ayuno intermitente tiene otros muchos beneficios asociados, como una mejora de la inflamación e incluso combate infecciones en nuestro organismo. Es por ello que si no es de una forma, de otra también es recomendable. 

Conociendo esto mi recomendación pasa por realizar ayunos esporádicos que nos permitan comodidad en el día a día. Si te levantas y no tienes mucha hambre puedes optar por desayunar más tarde. Lo mismo pasaría por la noche, ya que si cenamos más pronto estaremos aumentando dicha ventana.

Sacando conclusiones

Aunque a día de hoy necesitamos investigaciones más amplias sobre la relación entre ayuno intermitente y autofagia, el hecho es que están relacionados.

Aún así tenemos otras muchas cosas que podemos hacer en nuestro día a día y van a mejorar nuestra salud. El ejercicio físico es clave y si eres una persona bastante sedentaria no servirá de mucho que dejes de desayunar.

Lo mejor en estos casos es intentar mantener un peso saludable y realizar ejercicio físico breve e intenso. Esto combinado con una buena actividad diaria y estrategias como el ayuno intermitente nos permitirán mejorar la autofagia y con ello protegernos contra enfermedades neurodegenerativas.

Al final es una mezcla de factores los que influyen para que nos mantengamos saludables. No te quedes con el término autofagia en sí. Piensa más en el contexto y en cómo puedes mejorar con pequeñas acciones en tu día a día.

Hazme feliz y compárteme!