Gimnasio y prevención del COVID-19

Después de todas estas semanas y de forma casi ya inevitable me toca hablar del tema del momento. Y no es para menos, ya que como personas deportistas que somos, el acudir a un gimnasio en estos días se está convirtiendo en una actividad con relativo riesgo.

Para empezar no quiero ser alarmista y lo que quiero dar a conocer son unos simples consejos para evitar en la medida de lo posible el contagio. Ahora mismo tanto aquí en España como en los países vecinos se están tomando una serie de medidas de seguridad y contención como la cancelación de maratones en Barcelona, Roma o Paris.

Además se recomienda evitar aglomeraciones de personas, lavar bien las manos y en caso de tener algún síntoma mantener la calma y evitar el contacto con otras personas.

El tema de los gimnasios ya comenzó en Italia cuando debido al rápido aumento de positivos se decidió el cerrar este tipo de instalaciones así como piscinas, cines, etc. En España esta situación aún no se ha dado, aunque parece que cada vez está más cerca.

¿Debemos de preocuparnos?

No soy quién para decir nada respecto a esto y en este caso solo puedo suscribir  la recomendación de los expertos. En este sentido lo recomendable es mantener la calma y llevar una vida lo más cercana a la normalidad. Situaciones como las vividas estos días en los supermercados no ayudan y además incentivan el alarmismo.

Ahora viene el tema de entrenar. Si entrenas en casa con tu material está claro que te afectará menos. Si vas a cualquier gimnasio y tienes la duda de si es mejor quedarse en casa durante unas semanas, mi consejo es que no entres en pánico.

Entonces ¿Podemos ir al gimnasio?

Aunque no hay evidencia de que el virus se contagie a través del sudor, el gimnasio no deja de ser un espacio muy cerrado, en ocasiones con poca ventilación y con demasiadas personas. Mi consejo por lo tanto para estos días es que si mantienes una rutina de como máximo tres días a la semana acudas tomando medidas de higiene bastante estrictas.

En ese sentido debemos limpiar el material siempre antes de su uso y evitar el llevar objetos a la boca.

Por supuesto si tienes ciertos síntomas lo mejor es ser responsable y no acudir a entrenar. Después de todo no vas a perder absolutamente nada.

Esto no deja de ser mi opinión sin ser un experto. Lo que está claro es que si queremos minimizar al máximo el riesgo lo mejor es adaptar el entrenamiento y hacerlo al aire libre o en nuestra casa es una buena opción.

Lo de compartir y esas mandangas