Ahora sí que vas a entrenar!

Ya me conoces. Cada día comparto la información necesaria para que puedas hacer las cosas por tu cuenta. A tu aire.

Pero si lo que buscas es lograr resultados sostenibles y sacar el máximo rendimiento a tus esfuerzos necesitarás contar con una persona que te guíe.

Que te diga lo que tienes que hacer y cómo lo tienes que hacer. Con experiencia suficiente vamos.

Pues esa persona soy yo. O no. Eso lo decides tú.

¿Y por qué yo?

Me encanta entrenar, aprender y leer. Puede que el orden se altere según el día pero el caso es que me mantengo actualizado y así mejoro el servicio que ofrezco a mis clientes.

Además baso gran parte de mis planificaciones en la experiencia. He practicado deporte desde siempre y llevo más de 10 años entrenando fuerza.

No te prometo milagros. Odio las falsas expectativas.

Mi trabajo es mostrarte el camino y acompañarte hasta que puedas seguir por tu cuenta.

¿Cómo empezamos?

Muy fácil. Mira.

En un primer cuestionario te haré preguntas sobre tu experiencia, objetivos, material disponible, estilo de vida, etc.

Con esto elaboraré un plan de entrenamiento y alimentación adaptado a ti. Con sus ejercicios, series, repeticiones, descansos, todo!

Y cuando digo todo, es todo. Bien explicado y listo para empezar.

Además te voy a guiar en la alimentación con un enfoque flexible para que puedas incluir los alimentos que tú prefieras. Tú eliges el número de comidas y los horarios.

Qué más quieres! ¿Fácil no?

¿Qué pasa si no veo resultados?

Si hay que cambiar cosas, se cambian.

Cada semana haremos una revisión para valorar tu progreso. Con esto realizaré los ajustes necesarios para que sigas avanzando.

Sencillo.

¿Y todo esto online?

Y cómo si no.

Hoy en día todo es online. Si quieres un entrenador personal en tu ciudad puedes empezar a buscar por los anuncios pegados en las farolas. No es mi estilo.

Busco darte el mejor servicio. Que me tengas ahí para lo que necesites.

Esto suena mucho mejor ¿verdad?

Venga vale. ¿Pero cuánta pasta me vas a pedir?

¿Sinceramente? Te vas a dejar el sueldo.

Ahora en serio, esto es relativo dependiendo a quién le preguntes. Si valoras tu estado físico y de salud lo más probable es que no te importe.

Aún así no nos vamos a engañar, un gasto más supone hacer cálculos y ver si nuestra economía lo puede asumir, con lo que vamos a hacer una cosa.

Cuéntame tu caso y hablamos.