Cómo retomar el ejercicio físico

Todos sabemos lo difícil que es retomar el ejercicio físico y más cuando no tenemos un plan que seguir. 

Hacer deporte se ha convertido en una necesidad más que en un hobby debido a la falta de movimiento diario y a los trabajos tan sedentarios.

Pero hay algo que no sabes. Hay algo que quizás aún no te han contado. 

Lo realmente complicado no es empezar, sino seguir y mantener.

Si de verdad quieres empezar a hacer deporte es muy fácil. Solo tienes que pensar en algo que te guste y dedicarle parte de tu tiempo durante ciertos días a la semana.

Hay muchas personas que hacen esto. Pero no mejoran su salud, no pierden peso y sienten que su tiempo está siendo desaprovechado.

Para evitar esto te propongo hacer las cosas de forma diferente. Te voy a explicar cómo retomar o empezar a hacer ejercicio físico de forma estable a largo plazo.

Y viendo cambios, cómo si no.

El comienzo

Para empezar vamos a tener que pensar en qué queremos hacer. Ganar músculo, fuerza, perder peso, mejorar nuestra salud etc.

No vale querer demasiadas cosas a la vez. El que mucho aprieta, ya lo sabemos todos.

Una vez tengamos planteada la actividad va a tocar elegir los días que la queremos o “podemos” realizar. Mi consejo es empezar de menos a más, sin prisa.

Empezar con mucho puede llevarnos a la saturación muy pronto. Empezando con poco nos permite generar cierta adicción por la actividad casi sin darnos cuenta.

Un buen esquema para esto son simplemente tres días. Es fácil sacar tres días, no hay excusas. Así que empieza con tres.

Y por cierto, todo esto debemos anotarlo. En formato físico preferiblemente y así repasamos caligrafía.

Recompensas y premios

Todo esfuerzo tiene su recompensa y en este caso no iba a ser menos. Está muy bien eso del “No Pain, No Gain” y demás movidas pero pongamos los pies en la tierra.

El año tiene 365 días. Y hay tiempo para todo.

Los mejores atletas y deportistas no son aquellos que entrenan los siete días de la semana, sino quienes saben que el 80 % de los resultados llega con el 20 % de las cosas que hacemos.

No te hace falta ser demasiado estricto. Sé consciente de que debes autorregular tus semanas y quizás unas sean mejores que otras. Escucha a tu cuerpo.

Un ejemplo muy claro de esto es cuando hemos pasado una mala noche debido a un excesivo estrés laboral y ese día nos toca entrenar.

¿De verdad crees que va a marcar la diferencia ese entrenamiento?

La respuesta ya la sabes. 

El caso es que, y con esto volvemos al tema, podemos salirnos fuera de esta rutina de forma puntual sin que ello altere los resultados. Con el tema de la dieta ocurre lo mismo.

Es necesario comer alimentos de calidad. Pero estar de vacaciones y comer un helado no significa echar por tierra todo el esfuerzo. Todo lo contrario.

Si no eres capaz de ver esto tienes un problema.

Así que piensa en eso como recompensas. Como pequeños premios que harán que tu plan tenga consistencia y lo puedas seguir a largo plazo.

Progresión

Por último tenía que tocar este tema. Si de verdad queremos resultados necesitamos progreso, no hay más.

Da igual la forma en que lo plantees. Si hablamos del entrenamiento para ganar músculo debes hacerte cada vez más fuerte en un rango de repeticiones moderado. Esto implica esfuerzo y para eso no hay píldoras mágicas.

O le echas ganas o nada.

Algo que está muy relacionado con este tema  es el hecho de hacer demasiado. Muchas veces vemos que no avanzamos y creemos que es porque necesitamos hacer más.

Más series, más volumen, más ejercicios. Más de todo.

La realidad es bien distinta y es que con un trabajo moderado e intenso en la mayoría de ocasiones es suficiente. En este artículo hablo de ello.

Total, que al final de una forma u otra esto consiste en crear adherencia. Si no repito esa palabra 10 veces al día no la repito ni una.

De qué te sirve un plan perfectamente estructurado si no te gusta. 

¿Te lo digo? De nada.

Y lo mismo con cualquier otro aspecto de nuestra vida. Somos personas, cometemos errores, cambiamos de opinión y nos gustan cosas diferentes.

Haz algo que realmente te apetezca y te guste. Creo que no se podría definir mejor. 

Si de verdad quieres retomar el ejercicio físico con ganas no queda otra.

Si además quieres que yo personalmente te ayude lo puedo hacer aquí.

Hazme feliz y compárteme!