Cómo autorregularse en los entrenamientos

De sobra es sabido que para hacernos más grandes y fuertes a lo largo del tiempo la sobrecarga progresiva al igual que otros factores es fundamental. Si no levantas más peso según va pasando el tiempo, si no haces más repeticiones o en definitiva no das más estímulo a tus músculos, estos no van a tener una razón para crecer.

Pero más no siempre es mejor y dentro del margen de volumen que podemos tolerar hay que saber cómo podemos ajustar la programación para seguir avanzando. Si aumentas de forma indefinida el volumen no llegarás a ningún lado, bueno si, a una fatiga crónica y a un estancamiento. Pero si mantienes unos rangos de volumen de los cuales te recuperes bien y además ondulas el mismo con ciertos picos de más y menos intensidad, es más que probable que progreses.

En este sentido hay rutinas con progresiones preestablecidas que aunque en un primer momento nos pueden venir bien, lo más seguro es que no se adapten a nosotros. Por eso la autorregulación es tan importante, porque si te conoces lo suficiente y sabes interpretar las sensaciones es más fácil que vayas adaptando el entrenamiento cada día a tus circunstancias.

Por otro lado esto es un arma de doble filo. Los días que nos sintamos más cansados o desmotivamos entrenaremos flojo y los días que estemos con mejor ánimo quizás nos pasemos. Por eso es importante saber que no todo es blanco o negro y la autorregulación podría definirse como esas pinceladas que damos cada día a nuestra rutina para adaptarla a nuestro estado físico y mental en ese momento.

Además escalas como RPE nos sirven para dosificar la dureza del entrenamiento, algo que es de gran utilidad para establecer días fáciles, intermedios y difíciles dentro de un mismo bloque.

En definitiva, la autorregulación nos ayuda a plantear entrenamientos más flexibles y con más variedad. Uno de los aspectos más interesantes es el poder ajustarlo cada día a nuestras sensaciones, pero si nuestra actitud no es la correcta puede que esta herramienta al igual que otras muchas haga que nos despistemos de lo realmente importante.

Hazme feliz y compárteme!